Para este sistema de fundición se trabaja con arenas ricas en sílice y un aglutinante, que en este caso es una resina más su catalizador. Esto permite amoldar la arena alrededor del modelo-matriz, el cual se extrae posteriormente dejando el vacío que será llenado por el metal. Este sistema permite trabajar con piezas de gran calado, colaborando en la construcción de obras monumentales con rapidez y excelente terminación.